Existen esos pequeños mundos a los que da gusto volver, aquellos en donde un personaje te llegase al corazón, aquellos donde el mundo te tuviese atrapado, aquellos… En fin, algo que muchos de nosotros mencionamos cuando queremos rejugar algún que otro juego.

Ya hace más de un año que disfrutamos de las aventuras de Aloy, pero parece que el equipo de Guerrilla no quería que la abandonásemos a su suerte. Ahora llega una expansión vía DLC para continuar la historia donde la dejamos, por lo que Burning Shores solamente se activará con una serie de requisitos.

Lo primero es tener la historia principal del juego base completada y, lo segundo, haber conseguido la montura voladora. Si llega el caso que tenemos esos requisitos, recibiremos una llamada de Sylens para informarnos que hay un Zenith a la fuga. Este se habrá dirigido a Burning Shores, la antigua ciudad de Los Angeles y actualmente en ruinas.

A partir de ahí, Aloy se dirigirá a una nueva zona donde viviremos nuevas aventuras, conoceremos nuevos personajes y obtendremos más detalles de la tribu de los Quen.

El problema es que no será nada fácil y Aloy necesitará el permiso de los Quen para explorar la zona y averiguar que está pasando. De todas formas, no estaremos solos, ya que nos acompañará Seyka, una Quen que conoceremos nada más llegar y de una forma algo sorprendente.

Seyka también se huele algo raro, es curiosa, cabezona y hace buenas migas con Aloy. Nos ayudará desde los primeros compases de la historia para dar con el paradero del último Zenith y, de paso,  encontrar a su hermana desaparecida.

Tendremos momentos para sorprendernos porque la misión principal no es lo único que nos vamos a encontrar. En Burning Shores descubriremos nuevas mecánicas y juguetitos para Aloy, bestias impresionantes, secundarias mucho más cuidadas y una ambientación sorprendente.

Guerrilla no ha intentado revolucionar el sistema de Horizon Forbidden West, sino que ha añadido contenido para volvernos a enganchar con un epílogo algo más extenso de la historia del juego base.

Burning Shores solamente se encuentra disponible en Play Station 5, por lo que se notan grandes diferencias al no tener la versión de PS4 también sobre la mesa. Se nota muchísimo en la vegetación, la vida submarina, texturas, resolución e iluminación, explotándolo todo lo que han podido.

Las misiones secundarias se notan mucho más cuidadas, ya que esta vez no nos encontraremos las típicas de A a B y se acabó. Ahora podremos sorprendernos reencontrándonos con algunos personajes, giros de guión en un momento puntual y descubriremos mucha más información sobre lo que sucede en el lugar. También tendremos la oportunidad de enfrentarnos a algunas bestias interesantes y serán algunas misiones las que nos inviten a ello.

Su duración es bastante ajustada dependiendo de lo que hagamos a lo largo de ella. Uno de los objetivos es completar la misión principal, pero también tendremos la oportunidad de completar todo lo secundario y aumentar mucho más la duración.

En conclusión, Horizon Forbidden West Burning Shores es un gran DLC con un apartado técnico bastante cuidado y un doblaje a la altura. Puede que de inicio sea algo duro, pero es algo normal tras más de un año de la salida de Forbidden West. De todas formas en el inicio encontraremos una buena forma de hacer las paces con el control gracias a su misión lineal y bastante espectacular.

Son muchas ganas la que nos deja este DLC por ver como el equipo de Guerrilla explotar el corazón de Play Station 5 en un futuro, pero duele que hayan dejado de lado a los usuarios de Play Station 4.

Horizon Forbidden West: Burning Shores ya se encuentra disponible en exclusiva para Play Station 5.

*Análisis realizado gracias a un código proporcionado por Precision Spain