Los días pasaban lentamente, las venas se hinchaban, los nervios afloraban y un mando de Play Station 5 peligraba. Unbound Worlds Apart ha sacado lo peor de mí, pero al final, la aventura ha valido muchísimo la pena.

Alien Pixel Studios ha lanzado uno de esos juegos que se quedan grabados en la retina, uno con una curva de dificultad algo alta y de los que vale la pena probar si te gustan los desafíos.

Eso podría ser un verdadero resumen de mi experiencia con Unbound, pero más vale que entre en el tema antes de que abandonéis este pequeño análisis.

Unbound Worlds Apart es un plataformas de corte clásico muy al estilo metroidvania, en el que tendremos que aprender de la forma más dura, llegar al final de la aventura. Nos meteremos en la piel de Soli, un carismático mago con unos poderes de lo más interesantes. Una amenaza de otro mundo quiere destruir todo lo que nos rodea y tendremos que usar nuestros poderes para abrir portales e ir controlando las propiedades particulares de cada mundo.

En el apartado jugable nos encontraremos niveles de plataformas con una buena curva de dificultad. Habrá zonas en las que tendremos que ayudarnos del portal que tengamos disponible, el cuál nos facilitará un poder en particular dependiendo del mundo al que tengamos acceso.

Manipulación del tiempo, gravedad inversa, super fuerza, distorsión dimensional… Y a eso se le suman las habilidades propias del personaje como el salto bien medido y alguna que otra más que ya iréis descubriendo.

Los obstáculos aparecerán a su debido momento y tendremos que resolver unos pequeños puzles para poder seguir avanzando. La cosa es que no son los típicos puzles que todos conocemos, sino una mezcla en el uso de poderes de los portales, las habilidades propias y paciencia.

Los Jefes también serán un pequeño dolor de cabeza, pero nada que ver con lo que nos encontraremos en el mundo para seguir avanzando. Cada uno de ellos tiene una pauta bastante clara y tendremos que aprenderla y usar nuestros poderes para poder vencerlos.

Por otra parte, tendremos acceso a un mapa según vayamos avanzando en cada uno de los mundos, pero habrán zonas inaccesibles en las que tendremos que volver en otro momento. Para poder alcanzarlas, encontraremos teletransportes repartidos en algunas zonas de los tres mundos, algo que facilitará nuestro desplazamiento si nos hemos dejado algo atrás.

En algunos puntos notaremos la presencia de una serie de aldeanos perdidos, por lo que tendremos que rescatarlos en cuanto podamos. De todas formas es algo opcional, entrando de lleno en un pequeño puzle con un aumento de dificultad que puede llegar a frustrar.

En el apartado gráfico nos encontraremos un motor Unreal Engine bastante bien optimizado, usando bien sus capacidades para generar los portales con sus correspondientes poderes. Lo bueno es el apartado artístico que nos acompaña en cada uno de los mundos, bastante llamativo y que entra por el ojo si eres de los que aprecian un buen plataformas 2D.

En el apartado sonoro encontraremos una banda sonora resultona, pero que llega a su debido momento.

En conclusión, Unbound Worlds Apart es un buen plataformas 2D de estilo metroidvania con una curva de dificultad algo alta. Alien Pixel Studios ha creado unos mundos con una buena historia y personajes que vale la pena conocer, más aún el propio Soli y como ha llevado su vida hasta el comienzo de la aventura. Es una pena que a veces la curva de dificultad se dispare y más aún que no se expliquen de una forma más clara el uso de poderes, ya que al final se resume a ensayo/error. De todas formas, es algo que también lo hace único y dependerá del jugador mostrar interés para aprender todas las mecánicas.

Unbound Worlds Apart ya se encuentra disponible en formato físico, de la mano de Meridiem Games, en Play Station 4 y Play Station 5. También en formato digital en Steam, Switch y Xbox.

*Código digital proporcionado por Meridiem Games