La importancia de los recuerdos y la propia esencia

En determinados puntos de nuestras vidas llegamos a hacer locuras, las cuales tarde o temprano nos pasan factura. No me refiero de carácter personal, que también las hay, pero si en lo que se refiere a la hora de deshacernos de algunas cosas que anteriormente fueron importantes para nosotros.

Hace un rato estaba ojeando mi lista de ventas en eBay de estos últimos diez años y hubo una temporada de mi vida que decidí tirar por el retrete lo que realmente soy, parte de mi esencia por tan solo dar el placer de “cambiar” a otras personas.

No voy a entrar en detalles, ya que hace dos años pude redactar un artículo bastante directo sobre ello, exactamente sobre la depresión que viví y como eso me llegó a afectar más de lo que cabria esperar.

Para todo aquel que decida cambiar por comentarios externos u otras personas, le diría que no lo haga y que si realmente lo quiere hacer, que sea por su propia decisión. Llegado un punto o cuando todo se pierde, los arrepentimientos fluyen, el resentimiento nos invade y los recuerdos nos destruyen.

No soy de los que se atan a objetos materiales, pero no voy a negar que me arrepienta de haberme deshecho de algunos de ellos. Siempre se esta a tiempo de solucionar esos arrepentimientos y volver a buscarlos por la red o en tiendas de segunda mano, puede llegar a ser una gran aventura.

Con el tiempo y tras todo lo que viví hace unos años, he ido recuperando algunos de ellos, por lo que es un objetivo a medio hacer. Esta claro que no voy a recuperarlos todos, pero lo que si tengo claro es que nadie va a cambiarme de nuevo, porque si uno se pone a pensar seriamente en ello, el mayor error estuvo en mi por dejarme convencer o por solo ganarme una mísera sonrisa.

Cada cual es como es y la persona que decida acercarse, debe respetar y aceptar como eres. Pocas personas pueden llamarse amigos, pocas personas pueden entrar en ese selecto club y que se cuenten con los dedos de las manos, y las pocas que entran, son las que te apoyan y aceptan por cómo eres. Es difícil encontrar personas así, pero lo diría de otra manera, esas llegaran sin buscarlas, con el día a día, dejándote llevar, probando nuevas experiencias, pero ante todo… siendo uno mismo.

Este año esta siendo bastante reflexivo y la verdad que no lo esperaba, pero eso me hace ver que la creatividad vuelve a fluir y lo de estar estancado es parte del pasado. Al menos puedo compartir estos pensamientos en este pequeño blog y con ello, poder ayudar a otras personas si llega el caso.

Entrando en el tema videojuegos, si alguna vez te has arrepentido de vender algo, aún estas a tiempo de buscarlo. No digo que recuperes esas colecciones perdidas, pero si esos juegos que fueron importantes, esos que vinieron de regalos que decidiste vender aún cuando tu cabeza te decía que no, esas figuras que te representaban, esas consolas de la infancia que te gustaría tener expuesta o mismamente, mostrárselas a tus sobrinos o en un futuro a tus propios hijos. En definitiva, no te rindas, porque ya sea cualquier tipo de situación personal, siempre se podrá superar y con ello, llegar a ser una mejor persona.

No soy un experto en estos temas, solamente una persona que ha tenido problemas y ha ido superándolos con el tiempo. Siempre habrán barreras en esta vida y ya sea solo o acompañado por grandes apoyos, se podrán superar.

Aún así, soy realista con esas personas que lo ven todo negro y no he llegado hasta aquí para decirles que con solo dar un pasito todo se supera, ya que todo conlleva un esfuerzo y eso… solamente lo puede hacer uno mismo siguiendo su camino, mejorando su autoestima y siguiendo hacia delante.

La vida son dos días, así que disfruta y sigue caminando. Si ahora no puedes por A o por B, el futuro sigue estando ahí, pero hace falta vivir el presente para llegar a él.

Un comentario en “La importancia de los recuerdos y la propia esencia

  1. Alberto Montesinos dijo:

    No hay nada peor que dejarse influenciar por el «qué dirán?», Hay que vivir el momento y disfrutar de las cosas, dejarse llevar más por actos viscerales y no darle tantas vueltas ya que muchos momentos y oportunidades se pierden por pensar demasiado y actuar poco. Tampoco las prisas son buenas, las cosas los momentos hay que vivirlos y disfrutarlos con cuidado y despacito, exprimiendo cada micromolecula de gramo de ese instante o esencia material. Y los demás? Bueno mi filosofía es «si no te gusta no mires». Vive el momento, hazlo único, atesora aquello que te hace feliz material o inmaterial. Siente, no pienses, usa tu instinto. Es mejor hacerlo y fracasar que quedarte con la duda de si eres capaz.
    En pocas palabras……se feliz joder xDDDD que ya te va tocando.

    Me gusta

Responder a Alberto Montesinos Cancelar la respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s